Tengo llagas en la boca, ¿y ahora qué?

Tengo llagas en la boca, ¿y ahora qué?

Todos hemos sufrido de llagas en la boca en algún momento de nuestras vidas, pero pocos sabemos lo que son en realidad esas pequeñas heridas y, sobre todo, cómo poder solucionar este problema tan molesto. En este post compartimos todas las respuestas a tus preguntas.

¿Qué son las llagas en la boca?

Las llagas son áreas en la boca que se pueden ver como pequeños cortes o úlceras, también conocidas como mucositis o estomatitis. Se producen por distintas causas, siendo las más frecuentes: 

  • Determinados tipos de quimioterapia, terapia dirigida y algunos medicamentos de inmunoterapia
  • Tratamientos con radiación en el área de la cabeza y el cuello
  • Ciertas infecciones
  • Deshidratación
  • Mala higiene bucal
  • Oxigenoterapia
  • Consumo de alcohol o de tabaco
  • Falta de ciertas vitaminas o proteínas

¿Cómo podermos tratarlas?

Como con la gran mayoría de los problemas bucodentales, una buena higiene y revisión cada seis meses con tu dentista, es muy probable que no te visiten estas molestas llagas. Aún así, a veces no basta con prevenir y tienes que tratarlas, por ejemplo, se pueden recomendar enjuagues bucales de bicarbonato de sodio, agua con sal o soluciones salinas (aunque, dependiendo de la gravedad de las llagas en la boca, se puede recomendar enjuagues con antibióticos o esteroides). En casos más graves, se puede recurrir a ciertos medicamentos, como analgésicos (para aliviar las molestias), antiinflamatorios (esteroides y no esteroides), la palifermina (en el caso de que el paciente reciba radioterapia) o gabapentina. 

Otros consejos para prevenir las llagas: 

  • Es importante mantener los labios húmedos. Para ello, se puede usar vaselina o bálsamos hidratantes.
  • Mantenerse hidratado, tomando dos litros de agua a diario. 
  • Si le salen llagas frecuentemente, puedes preguntar a tu dentista por un medicamento con el que enjuagarse la boca 15 a 20 minutos antes de las comidas.
  • Consumir alimentos y líquidos congelados, como pueden ser los helados, trocitos de hielo, yogur congelado, sorbetes…
  • Comiendo alimentos húmedos y fáciles de tragar
  • Evitando comer frutas y verduras crudas, picantes, comidas con muchos condimentos y otros alimentos secos, duros y/o crujientes
  • Evitando también zumos de frutas ácidas, como el tomate, la naranja, el limón…

En la Clínica dental Garden contamos con grandes profesionales que estarán encantadas de ayudarte a tratar las molestas llagas. No lo dudes y acude a nuestra clínica. 

Leave a comment